DÓCTOR ÁLVARO BUENO
Banner Servicios.jpg

Cirugía de la Hernía Inguinal

 

Cirugía de la Hernía Inguinal


INFORMACIÓN SOBRE LA HERNIA INGUINAL Y SU REPARACIÓN LAPAROSCÓPICA

Cientos de hernias inguinales se intervienen diariamente en nuestro país. Algunas son realizadas por el método convencional “abierto”. Otras se intervienen por “vía laparoscópica”, es decir, a través de tres pequeñas incisiones y con la ayuda de una pequeña cámara. Si su cirujano le ha recomendado una operación de hernia inguinal, esta información puede ayudarle a entender qué es una hernia, qué opciones de tratamiento hay y lo que puede esperar antes y después de la cirugía.

 
 

1.  ¿QUÉ ES UNA HERNIA?

  • Las hernias inguinales aparecen debido a un debilitamiento de la pared abdominal. Al realizar el paciente algún esfuerzo físico se produce una protrusión del peritoneo abdominal (saco herniario) hacia el canal inguinal que se percibe como un bulto. La hernia puede causar malestar, dolor severo, nauseas, vómitos y otros problemas potencialmente graves que podrían requerir una cirugía urgente.
     
  • Tanto hombres como mujeres pueden desarrollar una hernia aunque la incidencia es mayor en el sexo masculino.
     
  • Usted puede nacer con una hernia (congénita) o desarrollar una con el paso del tiempo (adquirida).
     
  • Una hernia no mejora con el tiempo, ni desaparece por si sola. No hay tratamientos, ejercicios o una terapia física que puedan hacerla desaparecer.


2. ¿CÓMO SE SI TENGO UNA HERNIA INGUINAL?

  • Las áreas comunes donde las hernias se producen son en la ingle (inguinal), ombligo (umbilical) y en el lugar de una operación anterior, donde la cicatriz (eventración o hernia incisional).
     
  • Habitualmente es fácil reconocer una hernia. Usted puede notar un bulto debajo de la piel. Puede sentir dolor o malestar al levantar objetos pesados, al toser o al hacer esfuerzos para ir al baño u orinar. También puede notarla al estar mucho tiempo de pie. A veces una hernia asintomática puede ser detectada por el médico durante una exploración física de rutina.
     
  • El dolor puede ser agudo y repentino, o una molestia que empeora hacia el final del día. En el primer caso conviene consultar con urgencia a su cirujano por si ha sufrido una estrangulación.
     
  • Un dolor severo, continuo con enrojecimiento y sensibilidad de la piel local son señales de que la hernia puede estar estrangulada. Es frecuente experimentar también nauseas y vómitos. Otro signo de posible estrangulación es la incapacidad para hacer desaparecer la hernia cuando solía aparecer y desaparecer de forma espontanea. Estos síntomas son motivo de preocupación y debe contactar con un médico de forma urgente.

3. ¿QUÉ CAUSA UNA HERNIA INGUINAL?

Es importante saber que cualquier persona puede desarrollar una hernia a cualquier edad. La pared del abdomen tiene áreas de potencial debilidad. La ingle y la región umbilical son las regiones de mayor debilidad. Las hernias pueden desarrollarse debido a esfuerzos físicos, distensión crónica de la pared abdominal (obesidad, embarazos…), envejecimiento, cirugías abdominales previas,  debilidad de nacimiento, etc. La mayoría de las hernias en niños son congénitas. En los adultos, una debilidad de la pared muscular junto con algún sobre-esfuerzo físico, tos persistente, estreñimiento… puede causar la aparición de una hernia.


4. ¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE LA HERNIA INGUINAL LAPAROSCÓPICA?

Una de las principales preocupaciones de los pacientes es el dolor postoperatorio y el tiempo de recuperación para reanudar las actividades habituales. La vía laparoscópica aporta ventajas respecto a la vía abierta en este sentido. Las principales ventajas son:

  • Menos dolor postoperatorio inmediato
  • Recuperación más rápida
  • Reincorporación laboral en 48-72h
  • Vuelta a la actividad física en 2 semanas
  • Incidencia de dolor crónico más baja
  • Menor incidencia de infección de la herida y la malla
  • Ingreso menor de 24 h en la mayoría de pacientes

5. ¿ES USTED UN CANDIDATO PARA LA HERNIA INGUINAL LAPAROSCÓPICA?

  • Solo en la consulta su cirujano puede determinar si la vía laparoscópica es adecuada para usted. Según publicaciones médicas recientes, la técnica laparoscópica es la mejor opción en hernias inguinales bilaterales (izquierda y derecha) y recidivadas tras cirugía abierta. Es también muy buena opción para profesionales autónomos y deportistas.
     
  • La cirugía laparoscópica se lleva a cabo bajo anestesia general, por lo que el paciente también tiene que ser un buen candidato para este tipo de anestesia.
     
  • En caso de cirugías pélvicas previas, el cirujano debe valorar si es buen candidato para ser sometido a una reparación laparoscópica.

6. ¿CUÁL ES LA PREPARACIÓN REQUERIDA?

  • La mayoría de las operaciones de hernia inguinal se realizan con ingresos de corta estancia o cirugía mayor ambulatoria (menor de 24h). En muchos casos el paciente podrá volver a casa el mismo día de su operación.
     
  • La preparación preoperatoria incluye evaluación médica, análisis de sangre, radiografía de tórax y un electrocardiograma dependiendo de su edad y estado de salud.
     
  • Después de revisar junto con sucirujano los riesgos y beneficios de la operación, tendrá que dar su consentimiento por escrito para la cirugía.
     
  • Es recomendable tomar una ducha la noche anterior o la mañana de la operación con una jabón antiséptico para limpiar la piel.
     
  • Después de la medianoche anterior a la operación, no debe comer ni beber nada, excepto la medicación que su cirujano le haya prescrito para tomar con un sorbo de agua la mañana de la cirugía.
     
  • Antes de la cirugía puede ser necesario interrumpir durante varios días fármacos como la aspirina, anticoagulantes, medicamentos antiinflamatorios (medicamentos para artritis), etc. Su cirujano le proporcionará instrucciones con respecto a sus medicamentos.
     
  • Es muy recomendable dejar de fumar al menos 6 semanas antes de cualquier anestesia general. Además, fumar puede aumentar el riesgo de recurrencia de lahernia. En ocasiones el cirujano puede requerir que usted deje de fumar antes de la cirugía

7. ¿CÓMO SE REALIZA EL PROCEDIMIENTO?

El único tratamiento curativo de una hernia inguinal es quirúrgico.

  •  El uso de un suspensorio rara vez se prescribe ya que suele ser ineficaz. Puede aliviar algunas molestias, pero no evitará la posibilidad de incarceración o estrangulación intestinal.
     
  • Los procedimientos quirúrgicos más comunes son:
  1. La cirugía abierta se realiza desde el exterior, haciendo una incisión de unos 8-10 cm en la piel de la ingle o el área de la hernia. Se realiza una apertura por planos (piel, grasa subcutánea y fascia del musculo abdominal) hasta llegar a la hernia. La reparación incluye la colocación de una malla de refuerzo para reducir el riesgo de que vuelva a salir la hernia. Esta técnica se puede hacer con anestesia local y sedación, anestesia espinal o anestesia general. La cirugía suele costar unos 45 minutos.
  2. La reparación de la hernia por laparoscopia se realiza a través de tres pequeñas incisiones a la altura del ombligo de unos 0,5-1 cm. A través de uno de los orificios se introduce una pequeña cámara conectada a un monitor; a través de los otros dos orificios el cirujano puede trabajar y reparar la hernia colocando una malla que se fija con clips absorbibles o adhesivo sellante. Normalmente esta operación se realiza con anestesia general y suele llevar alrededor de una hora.

     

8. ¿QUÉ PASA SI LA OPERACIÓN NO PUEDE SER FINALIZADA POR LAPAROSCOPIA?

En un pequeño número de pacientes el método laparoscópico no se puede realizar. Los factores que pueden aumentar la posibilidad de elegir o convertir a cirugía "abierta" incluyen obesidad, cirugía pélvica previa con desarrollo de una cicatriz densa (adherencias) e incapacidad para visualizar las estructuras anatómicas de referencia.

La decisión de realizar el procedimiento abierto es una decisión a criterio de su cirujano ya sea antes o durante la operación. Cuando el cirujano considera que es más seguro cambiar el procedimiento laparoscópico a uno abierto, esto no es una complicación, sino más bien una buena decisión quirúrgica. La decisión de cambiar a un procedimiento abierto se basa estrictamente en la seguridad del paciente. De todos modos es excepcional la conversión a cirugía abierta.


8. ¿QUÉ PUEDO ESPERAR DESPUÉS DE LA CIRUGIA?

  • Después de la operación, será trasladado a la sala de recuperación donde será monitorizado durante 1-2 horas hasta que esté completamente despierto.
     
  • Una vez despierto tendrá que orinar, caminar y tolerar líquidos. Si el dolor está controlado con la analgesia pautada, se le enviará a casa.
     
  • Con cualquier operación de hernia se puede esperar algo de dolor, sobre todo durante las primeras 24 a 48 horas. Una vez en casa, tomando los calmantes durante 4-5 días, el dolor suele ser mínimo.
     
  • Con la reparación laparoscópica de la hernia, probablemente será capaz de volver a sus actividades normales en pocos días. Podrá realizar esfuerzos físicos al cabo de unos 15 días.
     
  •  Podrá ducharse desde el primer día de la cirugía siempre secando bien las heridas y curando con Betadine.
     
  • La revisión será en la consulta a la primera o segunda semana para ver la evolución y confirmar la curación de las heridas.

9. ¿QUÉ COMPLICACIONES PUEDEN SURGIR?

  • Cualquier operación puede tener complicaciones, tanto abierta como laparoscópica. Las complicaciones principales son hemorragia e infección, que son poco comunes en la técnica laparoscópica.
     
  • Existe un riesgo muy bajo de lesión de otros órganos: vejiga urinaria, intestino, vasos sanguíneos, nervios, conducto deferente (tubo de esperma que va al testículo), etc. 
  • Algunos pacientes tienen dificultad para orinar después de la cirugía y pueden requerir la colocación de un catéter para drenar la vejiga.
     
  • En ocasiones el paciente desarrolla hematoma e inflamación del escroto. En la gran mayoría de los pacientes esto se resolverá por sí solo y gradualmente.
     
  • Cada vez que se repara una hernia, existe el riesgo de que vuelve a salir. Esta tasa de recurrencia a largo plazo es baja en los pacientes que se someten a la reparación laparoscópica por un cirujano experimentado.
     
  • Es importante recordar que antes de someterse a cualquier tipo de cirugía, ya sea laparoscópica o abierta, usted debe preguntar a su cirujano acerca del procedimiento e interesarse por su experiencia.

10. ¿CUÁNDO ACUDIR AL MÉDICO DURANTE EL POSTOPERATORIO?

Si durante el postoperatorio presenta alguno de estos síntomas deberá contactar con su cirujano y seguir sus indicaciones.

  • Fiebre mayor de 38 grados durante la primera semana.
     
  • Hematoma que aumenta progresivamente o sangrado por una herida.
     
  • Dolor abdominal asociado a nauseas y vómitos.
     
  • Dolor de las heridas que no se alivia con los medicamentos.
     
  • Incapacidad para orinar.
     
  • Tos persistente o dificultad para respirar.
     
  • Enrojecimiento alrededor de cualquiera de sus incisiones que empeora con el tiempo.