DÓCTOR ÁLVARO BUENO
Banner Servicios.jpg

Diverticulosis y Diverticulitis

 

Diverticulosis y Diverticulitis


shutterstock_130089713.jpg

1. ¿QUÉ ES UN DIVERTÍCULO?

Los divertículos son pequeños sacos o bolsas que se producen en la pared del intestino grueso, normalmente a la altura del colon sigmoide. Los divertículos también pueden aparecer en cualquier parte del tubo digestivo pero son más frecuentes en el colon izquierdo. Con la edad aumenta su incidencia. A los 50 años el 50% de la gente tiene divertículos. A los 80 años el 70% de las personas desarrolla divertículos. Aunque no se conoce con certeza su origen, se han relacionado con dietas pobres en fibra.


2. QUÉ CAUSA LOS DIVERTÍCULOS

La mayoría de los abscesos se forman debajo de la piel. Un forúnculo es el caso más frecuente. En este caso se trata de una infección de la raíz de un folículo piloso que desencadena una infección con la formación de un pequeño absceso. 

Las glándulas anales que se encuentran justo bajo la piel y también se infectan con frecuencia, formándose un absceso perianal. 

Los síntomas de estos abscesos superficiales son dolor, bulto con inflamación local, enrojecimiento y calor en la zona afectada.


Screen Shot 2017-12-09 at 1.22.55 PM.png

3. SÍNTOMAS DE LOS DIVERTÍCULOS Y ENFERMEDAD DIVERTICULAR

El 75% de los pacientes con divertículos son asintomáticos. Hablamos de enfermedad diverticular cuando aparecen síntomas. Los síntomas más frecuentes que dan los divertículos son: 

  • Dolor intermitente, punzante en la zona inferior izquierda del abdomen.
  • Inflamación de la zona con ligera distensión.
  • Estreñimiento o diarrea. 
  • Rectorragia o sangre en las heces. El sangrado suele ser limitado y no se asocia a dolor. Suele ser consecuencia de la rotura de algún pequeño vaso sanguíneo de la pared del divertículo. 

4. CÓMO SE DIAGNOSTICAN LOS DIVERTÍCULOS

La mejor prueba para diagnosticar los divertículos es la colonoscopia. La introducción del endoscopio por el ano nos da una visión directa del colon por dentro y confirma la presencia de los divertículos fácilmente. La colonoscopia también sirve para descartar otras patologías como el cáncer de colon, más frecuente en pacientes ancianos. 


5. CÚAL ES EL TRATAMIENTO DE LOS DIVERTÍCULOS

Los divertículos, cuando son asintomáticos no precisan de ningún tratamiento médico en particular. La medidas van más orientadas a facilitar el transito intestinal para reducir el desarrollo de más divertículos. Estas recomendaciones incluyen:

  • Dieta rica en fibra para ayudar a que las heces no sean duras y resulte más sencilla su movilización por el colon. 
     
  • Hidratación. Se suele recomendar beber unos dos litros de agua al día para evitar que las heces estén demasiado secas y duras. 
     
  • Cuando hay algo de dolor suele ser útil tomar algún analgésico como el Paracetamol. 

En resumen, se trata de evitar el estreñimiento y llevar una dieta equilibrada rica en fibra con una buena hidratación. 


6. QUÉ ES UNA DIVERTICULITIS

La diverticulitis consiste en la inflamación e infección de uno o varios de los divertículos. Esto puede suceder cuando parte de las haces de introduce en el divertículo y lo atasca por un tiempo prolongado. En esta situación los gérmenes de multiplican en su interior provocando inflamación local que puede terminar en perforación del divertículo con peritonitis. 

Un 20% de los pacientes con divertículos desarrolla algún episodio de diverticulitis a lo largo de la vida. Algunos pacientes sufren episodios de repetición de diverticulitis. 

Los síntomas más frecuentes de una diverticulitis no complicada son: dolor intenso en la fosa iliaca izquierda, fiebre, cambio en el ritmo intestinal habitual, nauseas, vómitos, sangre en las heces. 

Las complicaciones posibles por una diverticulitis son: obstrucción intestinal, absceso intraabdominal, fístula (una comunicación anormal entre dos órganos contiguos) y perforación del divertículo. Los síntomas son particulares según la complicaciones aunque suele asociarse a un deterioro significativo del estado del paciente. 

El diagnóstico de la diverticulitis suele ser clínico. Los síntomas descritos suelen orientar el diagnostico con bastante precisión. Entre las pruebas complementarias disponibles para su confirmación están la analítica de sangre y el TAC abdominal. La analítica manifiesta un patrón inflamatorio en la sangre y el TAC muestra signos de inflamación local alrededor de los divertículos afectados. 

El tratamiento de la diverticulitis suele ser conservador y depende del grado de inflamación: 

  • Si la diverticulitis es leve el tratamiento de inicio puede ser ambulatorio. Suele bastar con antibióticos orales, analgesia y dieta suave pobre en residuos (baja en fibra durante el episodio agudo). 
     
  • Si la diverticulitis es moderada, suele ser necesario ingreso hospitalario para tratamiento antibiótico intravenoso y reposo digestivo. 
     
  • Si la diverticulitis está complicada, con frecuencia es necesario realizar una cirugía para controlar la infección. La cirugía suele consistir en limpiar la zona, extraer el intestino afectado y sacar una colostomía temporal. A los meses se podría re-empalmar el tuvo digestivo si el paciente evoluciona favorablemente.